No cabe duda, cada vez existen más soluciones informáticas para determinados negocios empresariales, y en la nube poco a poco se va confiando más. Pero lo importante es que hay que matizar una cosa, y es que, entre la abundancia de programas para uso múltiple o genéricos, sólo se implementan pequeños cambios para venderlos como especializados, que lo serán, pero no.

Crear un software donde se pretende una especialización en muchos campos empresariales, como dicen, el que mucho abarca poco aprieta. No será especialista ni en un negocio ni en otro, será un maestro liendre. Al final quién lo paga, la empresa que instaló e invirtió dinero y tiempo creyendo que por ser una gran marca y dominar tantos sectores iba a ser la mejor decisión, pues todo lo contrario, y explico el por qué.

El tema es que nos encontramos programas que están pensados para que lo usen cuantas más empresas mejor y cuantos más sectores mejor, para el lado de los creadores del programa está genial, pero para el lado de la empresa que va a usar cada día la aplicación no es tan maravilloso. Porque seguro, seguro, va a necesitar cumplir funcionalidades que el programa no tiene, vale que siempre hay algo, pero si el software está pensado o especializado en un sector o actividad concreta casi seguro que va a tener todo lo que se necesita. Por lo que al final terminará en desembolsos para desarrollos a medida. Mientras que un programa informático especializado se irá actualizando con todo las necesidades y sin que cueste un duro por cada mejora.

Un software para la gestión de fotocopiadoras en el que todos los días son reportadas mejoras e ideas por parte de personal especializado para dicha tarea, fomenta una herramienta tan potente que llega a ser tan perfecta, que la empresa comienza a ahorrar tiempo, mejorando así aquello que más importa, dedicar más tiempo a controlar el servicio hacia sus clientes con fotocopiadoras para que sea el mejor respecto a toda la competencia.

Por eso la especialización de un software para la gestión de fotocopiadoras o impresoras multifunción, facilita la facturación del alquiler de máquinas y el control de mantenimiento de éstas de cara a consumibles e incidencias, y además, hay que añadir, que en esa actividad continuada y donde intervienen tantas personas surgen cada día nuevas ideas para mejorar el negocio.

Conclusión, especialización = experiencia + dedicación. O morir.